domingo, 25 de enero de 2009

AVEMARIAPURISIMA



ritmo de organillo y abanicos golpeando
contra el pecho,


coreografía de misa de ocho, señoras
agrupadas desfilan hacia la iglesia,
negro que se perfila entre las casas de piedra y cal blanca
resistentes en la planicie.


Y la calina derrite los volúmenes
y palpas ese vaho de infierno premonitorio camino de la parroquia,


avemariapurisima
sinpecadoconcebida


y al unísono, los abanicos
textura de metrónomo de iglesia

oremos,
y el párroco levanta la sangre de Cristo
(o el Jumilla que le sobró de la cena de anoche)

8 comentarios:

Cioara Andrei dijo...

Foarte interesant ce ai postat.M-am uitat pe blogul tau si imi place ce am vazut chiar e frumos si interesant.Felicitari si sigur am sa mai revin!

raúl quinto dijo...

todo un ritual coreográfico el ir y venir a las misas en los pueblos, ¿hay mucho desfile así en Cabra?

y menuda sorpresa, gracias por recomendar el libro!

un beso.

Lulú dijo...

Esta mañana creo haber vivido una escena como la que describes...sin abanico pero con paraguas. Lo que tiene vivir en un pueblo pequeño del Sur...

Lo de conocerte (y verte recitar) tendrá que esperar hasta mi regreso (me marcho 6 meses al DF).

Pero sigo pasándome por esta casa tan acogedora.

Un beso

yolareinaroja dijo...

Me ha sorprendido tu post; no había leído nada tuyo así.
B7, Luci.

Enrique dijo...

Esta invitada y bien recibida, señorita beata.

LaMediterranea dijo...

Y en verdad os digo, el catolicismo mediterraneo siempre sonará a triduos y honorables mortajas.
saludos desde la costa
jau

María dijo...

Bua me ha encantado el blog !

Sally dijo...

Buen post. Eso de la coreografía de misa de ocho me encanta. Nunca me lo había planteado de esa forma.
Saludos