domingo, 22 de mayo de 2011

MAREA Y GRAVEDAD




Una brecha se abre con estas manos mudas,
ahora más,
con este peso,
marea y gravedad, equilibran
los cuerpos sin forma. Cincelando,
eso que llamamos
canto o carne,
ese llanto desnudo que nos arropa.

Busco,
sin mayor presagio, el sol entre las grietas.
O las verdades ciegas.

No temo,
voy a ti, como esto que soy.
Como la evolución del aire,
donde ahora la ramas crujen.

Ya no hay guardián,
la espera ya no pregunta, atraviesa
y no se queda, eso que llamas hambre.







1 comentario:

A. dijo...

...La evolución del aire...