lunes, 23 de julio de 2012


                                                                    Camille Seaman
                                                                      

                                                                            “el oscuro lado indio de la naturaleza
                                                                                            Moby Dick, Herman Melville



Hay quien habla de la tierra, de un bien o aspecto común, de eso que anhelamos construir o conservar. Ese fundido en negro que nos desplaza la visión hasta el vasto espacio indivisible. Eso que otros llaman tierra, aquí yace como territorio.

El pecador se convierte en condenado. Se destruye la fina línea de venganza. Y nadie posee nada. Todo es campo de guerra y naturaleza muerta que revive el crepúsculo.

Cuando la tierra ya no es tierra, es pozo vacío, las grietas como arrugas en el nacimiento del fin del espacio abierto. El hombre blanco asedia con sus extensos brazos los perfiles borrosos de la naturaleza. Y el pueblo que no respira en las ciudades del oeste, ruge, porque su tierra ahora es parcela exterminada.

El hombre, como la maquina que vierte humo y deja caer su peso y profundidad sobre la tierra, cierra los ojos a ese espacio sagrado. La conquista nunca cesa, aún cuando la naturaleza deje de extenderse.

A la amplitud del espacio que se gesta solo. Al espacio, que después será desierto. Al espacio que, tras el crepúsculo, volverá a ser vigilia.