martes, 3 de septiembre de 2013

LA MUJER QUE HABLA CON DOS VOCES


                                                 Fotografía: William Hacker.



[Desdoblar una mujer, hacerla
polvo y raíz desprotegida. Sumar días,
con la frecuencia con la que lavas tu cuerpo.]

                                                                           Pronombres vacíos.                   

La mujer desdoblada se rinde [me rindo]
y no soporta [y no soporto] los desenlaces
que llevan al cuerpo como reducto de vigencias.
Se rinde [me rindo] y no te llama
[y no te llamo] ahora, ni será [seré] piedra.
                     
                                                                            Un sintagma obsoleto.

[No me hables de la voz que ruge, ni
de los imperios desaparecidos. No,
abórdame con cánticos que sepan
a la carne de la que me desprendo.]

                                                                            El verbo no te roza. 

La mujer que habla con dos voces.
Asombrada una, silábica otra.

                                                                         

                                                                          
                                          
                         

2 comentarios:

Jorge Ampuero dijo...

Certeros y degustables versos por aquí. Nos leemos.

Saludos.

Pablo Rendón dijo...

La voz ya no ruge, pero canta.
El verbo ya no roza, pero hiere.
Firma: Otra víctima del sintagma obsoleto.
Un abrazo desde México.